La aplicación de botox en el campo de la cirugía estética lleva ya más de 20 años y se le considera un procedimiento seguro que ayuda al desvanecimiento de las arrugas de forma dramática. Los rellenos dérmicos son materiales frecuentemente utilizados para aumentar el volumen y tamaño de los labios, también es efectivo para el tratamiento de las líneas faciales.

Botox

La toxina botulínica, cuyo nombre comercial más conocido es Botox ®, es una sustancia que tiene la propiedad de paralizar temporalmente el músculo donde se aplique, y por ello se ha venido utilizando desde hace décadas para atender trastornos neuromusculares como espamos musculares. Como un efecto “secundario” se ha notado que resulta benéfico para mejorar el aspecto de algunas arrugas y líneas de expresión, pues éstas ocurren como resultado de nuestra constante expresión facial.

El fruncir mucho el ceño resulta en un terrible “11” en medio de nuestra frente debido a que la piel se marca al arrugarse continuamente. En algunas personas, el estar preocupados, enojados, o el sólo hecho de concentrarnos mucho se traduce en un constante ceño fruncido. ¿Qué sucede entonces paralizamos estos músculos del ceño con Botox? Pues que uno puede seguirse enojando y preocupando, sólo que no vamos a transmitir esta imagen, y la piel no se va a arrugar por ello.

La toxina botulínica es una de las neurotoxinas más potentes conocidas por el hombre, y su utilización para fines neurológicos implica una dosis mucho mayor a la que se utiliza con fines cosméticos. La utilización para tratamiento de arrugas y líneas de expresión es un procedimiento muy seguro, y por ello fue aprobado por la FDA para su utilización estética desde el 2002. No produce dependencia a la sustancia, atrofia muscular, y los cambios que produce son temporales, con una duración de 4 a 6 meses.

Su utilización más comúnmente incluye:

  • Ceño fruncido.
  • Patas de gallo.
  • Arrugas de la frente.
  • Arrugas del cuello (por contracción del músculo platisma).
  • Sudoración excesiva en axilas, palmas y plantas.

Rellenos

Los rellenos faciales son sustancias que al inyectarse en sitios específicos, producen el aumento de volumen en ese sitio. Típicamente se aplican en surcos nasogenianos (líneas alrededor de nariz y boca), para aumentar el tamaño de los labios, y en otros sitios. Las sustancias aplicadas son hechas de materiales absorbibles como el ácido hialurónico, ácido poliláctico e hidroxiapatita de calcio. El efecto tiene una duración variable según el sitio, tipo de material y cantidad aplicada, pero varía entre 1 y 2 años. El procedimiento se realiza en el consultorio y el resultado es inmediatamente visible.