Dentro de la Cirugía Plástica, las que involucran el rostro son muy frecuentes. Estas incluyen blefaroplastia (párpados), lifting de cuello, mentón, cirugía del cuello y “papada”, orejas, etc.
Los procedimientos suelen ser ambulatorios y pueden combinarse con otros para ofrecer cambios más dramáticos. El período de recuperación suele ser corto, aunque los resultados estéticos pueden apreciarse a partir de un mes de la cirugía.